Secciones y Capítulos Las plantas con flores: Introducción El reino animal III: los artrópodos La diversidad de la vida El reino animal IV: los deuteróstomos La vida de las plantas Evolución

El reino animal IV: los deuteróstomos

Phylum Echinodermata
(equinodermos):
animales de "piel espinosa"

Phylum Chaetognatha
(quetognatos):
gusanos flecha

Phylum Hemichordata
(hemicordados):
gusanos bellota

Phylum Chordata
(cordados):
los cefalocordados y los
urocordados

Phylum Chordata
(cordados):
los vertebrados

El plan corporal de cinco partes, bien visible en la estrella de mar que se muestra aquí, es característico de la mayoría de los equinodermos vivientes.

Capítulo 34. El reino animal IV: los deuteróstomos

Phylum Echinodermata (equinodermos): animales de "piel espinosa"

Los equinodermos incluyen las estrellas pluma y los lirios de mar (crinoideos), las estrellas de mar (asteroideos), las estrellas frágiles (ophiuroideos), los erizos de mar y los dólares de arena (echinoideos) y los pepinos de mar (holothuroideos).

La mayoría de los equinodermos adultos tienen simetría radial §, pero con algunos indicios de bilateralidad. Sin embargo, las larvas § presentan simetría bilateral §. Durante el desarrollo, diferentes partes del cuerpo de la larva crecen a diferentes velocidades, preparando el camino para los cambios en la simetría del cuerpo.

En el momento de la metamorfosis §, las larvas se fijan temporariamente a una superficie sólida; luego se transforman rápidamente en adultos con una simetría radial pentámera. Se cree que los equinodermos han evolucionado a partir de una forma móvil de simetría bilateral, que posteriormente se adaptó a una vida sésil §. Ese estadio fijo en la evolución de los equinodermos, que tendría alimentación filtrante, se habría beneficiado con la adquisición de una simetría radial. Esta simetría se habría desarrollado alrededor del punto de fijación y habría dejado al organismo igualmente expuesto a los factores del medio.

Subsecuentemente, algunos equinodermos - como las estrellas de mar y los erizos de mar- podrían haberse vuelto móviles nuevamente. Siguiendo esta línea de razonamiento, uno podría esperar un probable regreso a la simetría bilateral en este grupo y, efectivamente, esto se ve hasta cierto punto en los cuerpos alargados, blandos de los pepinos de mar.

Los rasgos característicos de los equinodermos se ven claramente en uno de los representantes más familiares: la estrella de mar, aunque es posible que ese plan de organización se encuentre modificado con respecto al de los primitivos equinodermos.

Los equinodermos se caracterizan por un esqueleto calcáreo interno, de origen mesodérmico, formado por placas que toman la forma de una red tridimensional, un sistema vascular acuífero de canales y pies ambulacrales.

El sistema vascular acuífero es una característica única de todos los equinodermos. Este sistema consiste en una red de tubos cuya cavidad de origen celómico es hidrostáticamente continua con el agua circundante. Estos tubos conducen a los pies ambulacrales, peculiares estructuras musculares que cumplen diferentes funciones. En las estrellas de mar, cumplen una función locomotora

La locomoción en las estrellas de mar es llevada a cabo por el sistema vascular acuífero.

a) Cinco conductos radiales, uno para cada brazo, conectan el conducto anular con numerosos pares de pies ambulacrales -cilindros huecos, de paredes gruesas, que terminan en ventosas-.Las ventosas están en el extremo de cada pie ambulacral y por medio de ellas se adhieren al sustrato. b) En el otro extremo se encuentra un saco muscular redondeado, la ampolla. c) Cuando la ampolla se contrae, el agua que contiene -que no puede volver al canal radial porque una válvula se lo impide- entra a presión en el pie ambulacral. Esto endurece y estira al pie, otorgándole suficiente rigidez como para sostener la marcha. d) Los músculos del pie se contraen después, obligando al agua a retornar a la ampolla y originar la succión que mantiene el pie adherido al sustrato. Cuando los pies ambulacrales se implantan sobre una superficie dura, tal como una roca o la concha de una almeja, las contracciones de los músculos en la base de cada pie ejercen suficiente fuerza colectivamente como para que la estrella de mar avance o pueda abrir las valvas de un molusco bivalvo. Cuando ataca a los bivalvos, que son su dieta básica, la estrella de mar evierte su estómago a través de su abertura bucal e introduce el tejido estomacal en la abertura que ha logrado formar entre las conchas del bivalvo. Los tejidos estomacales pueden insinuarse a través de una hendidura de hasta 0,1 milímetro para digerir el tejido blando de la presa.

Cada brazo contiene un par de glándulas digestivas y también un cordón nervioso, con una mancha ocular en su extremo. Estas manchas oculares son los únicos órganos sensoriales, estrictamente hablando, de la estrella de mar, pero la epidermis contiene miles de células § neurosensoriales vinculadas al tacto, la fotorrecepción y la quimiorrecepción. Los sexos están separados en la mayoría de los equinodermos, pero algunos asteroideos son ocasionalmente hermafroditas §.

La respiración se lleva a cabo por numerosas proyecciones dactiliformes pequeñas -las branquias § dérmicas- protegidas por espinas. La eliminación de los desechos está a cargo de células ameboides que circulan en el fluido celómico capturando los desperdicios y escapando luego a través de las delgadas paredes de las branquias dérmicas, donde esos despedicios son eyectados.

 

Autoevaluación del capítulo 34

Temas relacionados

Copyright © Editorial Médica Panamericana